ga('require', 'GTM-W7GQVPB');

CARTOONS de los 90 desarrollan problemas con las drogas sinteticas

Los telespectadores que ya pasaron la línea de los 25 años ya descubrieron que todos los dibujos animados de la década de los ´80 tenían algún vínculo con las drogas: o porque sus autores habían recurrido a la psicodelia a la hora de dibujar o bien porque en el guión siempre había una pócima, alimento o lo que fuera que le daba poderes extraordinarios al protagonista. El estimulo externo para alterar la conciencia.

Ya para los noventa algunos caricaturistas totalmente arruinados nos deleitaron con Ren & Stimpy o Beavis & Butthead y para las chicas, estaba Daria, todos ellos con su encantadora capacidad de ironizar sobre la sociedad. Una de las apuestas que Mtv hizo para los pre puberes y adolescentes de esa década.

Esta vez el rol se invierte. Paul Ribera presenta una serie de dibujos en donde los adorables cartoons de los ´90 desarrollaron graves problemas con las drogas sinteticas. Rugrats, Las Chicas Superpoderosas, Johnny Bravo y Dexter junto a su insoportablemente alegre hermana aparecen junto a ácidos, pastillas de éxtasis, líneas de cocaína entre otros.

Ribera explicó  en un correo electrónico a The Huffington Post que encontró la motivación para este trabajo en su propia ciudad:  “Yo crecí en la pequeña ciudad de Barstow, CA (o como mis amigos y yo lo llamo ‘Bat Country’). Mis amigos y yo somos fans de la película ‘Pánico y Locura en Las Vegas”, también de la escena del Punkcore. De ahí mi interés en el estilo de vida yonkie. Yo, personalmente, he estado interesado en los efectos de las drogas y lo que hace a la gente y, por desgracia, en la ciudad en que vivo, es una forma de vida “. Digno de “Sick Sad World“… y sigue: “Estos dibujos animados son lo que yo (y prácticamente todos los niños de los años 90) solía ver y pensé … ¿qué pasaría si estas personas eran personajes de aquí? Me decidí ser oscuro y dejar que las imágenes populares que el mundo conoce, se conviertan en lo que he visto a diario durante los últimos veinte años. Quiero que la gente sepa lo que pasa en la casa tapiada y cómo no todo es Kim y Kanye (Kardashian & West)” Y remata: “La lucha de la vida es real y es en nuestro propio patio trasero y en este caso, está en nuestros dibujos animados.”

Intenso.